Contáctenos:
Russell Smith
(512) 424-6966

Del 16 al 22 de enero de 2012

Las temperaturas frías están de regreso y hay que cuidarse contra la hipotermia

Con todo y ser una venerable señora, la Madre Naturaleza nos ha sorprendido con la magnífica imitación de un adolescente impulsivo durante el pasado año.

Luego del invierno frío y lluvioso del año 2010, la Madre Naturaleza abruptamente cerró la llave del agua, subió las temperaturas calientes y sometió a los Texanos a una sequía de proporciones históricas. Y de repente, ha castigado al estado con onda tras onda de vientos polares del norte y nubes cargadas de lluvia del sur.

El cambio abrupto del apacible otoño a congeladas invernales no son exactamente raras para los texanos, pero cada año nos toma por sorpresa. La amenaza más inesperada de la exposición a temperaturas frías es la hipotermia, la pérdida severa o prolongada del calor del cuerpo.  

La hipotermia puede ser una posibilidad seria cuando la temperatura del cuerpo baja de 95 grados. Ya que nuestra definición de la frase “más frío que en el Polo Norte” (cualquier temperatura menor de 30 grados) difiere significativamente de la definición de las personas que viven más cerca de Canadá que de México (que experimentan temperaturas bajo cero), y es por esto que la disminución en la temperatura del cuerpo tiene la tendencia de tomarnos por sorpresa. Otro problema es la confusión mental, un síntoma clásico de la hipotermia, que no permite que las personas se den cuenta que hay un problema.

Según el Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas, las personas más vulnerables, son las personas de 60 años de edad o mayores, los bebés, niños pequeños, personas que están enfermas, las que están tomando ciertos medicamentos con receta, que toman alcohol, las personas sin hogar y las que no tienen refugio durante el invierno.

Un problema que los adultos mayores enfrentan es que sus metabolismos son más lentos que el de los jóvenes. Las personas de 60 años de edad y mayores también podrían no sentir o responder al frío tan rápido como los jóvenes porque la alarma natural del cuerpo, el reflejo de temblar que incrementa el flujo de la sangre, disminuye con la edad. Y algunas personas, especialmente las personas mayores que tienen un ingreso fijo, establecen sus termostatos en temperaturas bajas para reducir su factura de calefacción.   

Para disminuir riesgos potenciales, el Departamento Estatal de Servicios de Salud sugiere:

  • Siempre verificar los pronósticos del tiempo locales (a corto y largo plazo) antes de realizar cualquier actividad al aire libre durante temperaturas frías.

  • No deje que la conveniencia dicte sus opciones de ropa. Estar seguro significa vestirse para temperaturas extremas, aunque tenga que cargar ropa más pesada en anticipación a las bajas temperaturas. En general, debe usar ropa holgada y varias capas de ropa, guantes y una cubierta para la cara que bloquee el viento cuando esté afuera.

  • Trate de mantenerse seco en todo momento y cámbiese de ropa de inmediato si se moja.

  • Cuando las temperaturas frías ocurren, asegúrese de estar pendiente a sus vecinos que son adultos mayores o que están enfermos, especialmente si viven solos. Preste más atención a síntomas de la hipotermia como confusión y somnolencia, habla incoherente, presión baja de la sangre, dificultad al respirar y color rosado de la piel. Cualquier persona que tenga estos síntomas durante temperaturas frías puede estar en peligro inmediato. 

  • Tome precauciones adicionales con los niños y con las personas que están enfermas. Aunque esté moderadamente frío, recuerde que los vientos fuertes pueden causar un cambio de temperatura más bajo que del punto de congelación. Esto no sólo puede causar pérdida rápida de calor del cuerpo y posiblemente hipotermia sino también quemaduras o congelación de la piel por el frío.

Para tener una idea de la relación entre las temperaturas que lee de un termómetro y cuán frías el viento puede hacerlas sentir, vea la gráfica Wind Chill Chart del Servicio Nacional de Meteorología en: www.nws.noaa.gov/om/windchill/index.shtml (sólo en inglés).